ENTUSIASMO

 

Caminé por el borde de la playa

mirando el mar despierto y vigilante

que me hablaba con mis propias palabras,

como si mi pobre esperanza

se viese agrandada por su abrazo antiguo,

y me dijo tantas cosas que no recuerdo ninguna,

pero sí lo que sentí,

como si mi cuerpo se abriese como una flor

que, ardiendo, diese luz al mundo.

Y yo decía: “que este instante sea mi vida

porque más no deseo, ni puedo aguardar”.

Y la arena, bailando entre mis dedos,

acariciaba el secreto más  íntimo de mí,

esa joya que no labré y que desconozco,

esa alegría que son los demás,

aquellos que me rodean y con los que a veces

mi voz se tropieza

como por casual monotonía.

Entonces, estando solo, escuché  los corazones

y los deseos de quienes me rodeaban,

como una llama recorriéndome

y deslizándose, a medida que el viento me golpeaba,

desde la externa y remota claridad del día,

y no puedo decir, porque no sé

la causa de encontrarme solo en todos,

plenamente libre y aniquilada

mi presencia visible en su silencio,

que me comprendía desde su distancia.

El mar, que veía, era solo una imagen

de lo que era ahora, un ritmo naciente

que prolongaba hasta el fin de la vida.

Y yo, solo en todos, fui plena verdad.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/42/d389991002/htdocs/blog/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *